14 JUL 2009 General News 14 de Julio de 2009

El Estadio de Francia se prepara para recibir a un nuevo héroe francés - ÅF Golden League

Renaud Lavillenie after joining the 6m club with his 6.01m clearance in Leiria (Getty Images)Renaud Lavillenie after joining the 6m club with his 6.01m clearance in Leiria (Getty Images) © Copyright

París, FranciaLa creciente fortuna del saltador de pértiga francés Renaud Lavillenie se ha convertido en uno de los temas de conversación de la temporada toda vez que esta joven promesa ha ascendido a la cúspide internacional de su especialidad en menos de un año.

Tan milagroso ha sido el ascenso de la estrella de 22 años que los organizadores de la reunión AREVA, cuarta etapa de la ÅF Golden League 2009, han tenido que cambiar su programa original para incluir una prueba de pértiga masculina el próximo Viernes 17 de julio en el Estadio de Francia, de tal manera que puedan ofrecer al público local la posibilidad de disfrutar con su concurso.

Expectación nacional

Cuando Lavillenie se elevó por encima de 5,96 metros en Aubière (14 de junio), este fenómeno invernal se convirtió en un serio prospecto de cara al 12º Campeonato del Mundo de atletismo de la IAAF, a disputar en Berlín, Alemania (15 al 23 de agosto); cuando una semana más tarde consiguió su récord nacional de 6,01 metros para hacerse con la victoria en el Campeonato de Europa de selecciones nacionales en Leiria (21 de junio) el mundo empezó a hablar de medallas.

Francia ha encontrado un diamante en bruto en un momento vital para nuestro deporte a nivel nacional. Tradicionalmente una de las grandes potencias mundiales, Francia sólo pudo cosechar una medalla de plata, un tanto sorprendente, en la prueba masculina de los 3.000 metros obstáculos en los Juegos Olímpicos de Pekín, finalizando en el puesto 29 del medallero y en el 14 entre los finalistas.

Roman Mesnil, subcampeón del mundo, y Jérôme Clavier se llevaron los billetes franceses para Pekín y Lavillenie, sin la mínima 'A', no pudo unirse a ellos, cerrando la temporada 2008 con una mejor marca personal de 5,65 metros. Después llegaría hasta 5,81 metros el 5 de diciembre en lo que supuso un temprano comienzo de su temporada en pista cubierta. Había cerrado la campaña bajo techo de 2008 con una marca personal de 5,70 metros pero no conseguía clasificarse para la final del Campeonato del Mundo.

La marca de 5,81 metros fue mucho más que un indicio para Lavillenie el pasado invierno, toda vez que con ese mismo registro conseguía su primera victoria de la temporada en Moscú (1 de febrero) y concluía de forma triunfal su programa de competición invernal con el título europeo en pista cubierta en Turín (8 de marzo).

El peso de la historia

Si tuviéramos que buscar un salvador para las fortunas presentes del atletismo francés entonces obviamente la pértiga sería una buena fuente donde buscar, dado que este país ha sido tradicionalmente conocido por su talento y forma de entrenar esta prueba.

La pértiga en Francia tiene una larga historia que se remonta al primero de los tres campeones olímpicos que ha deparado esta disciplina, Fernard Gonder, que venció en los llamados Juegos Intermedios de 1906, siendo Pierre Quinon el siguiente vencedor en 1984 y Jean Galfione el triunfador en 1996. En Los Ángeles hubo doble celebración toda vez que Thierry Vigneron se hacía con la medalla de bronce compartida.

También ha habido atletas como Patrick Abada (1976) y Philippe Houvion (1980) que han cosechado la más ingrata de las posiciones, la cuarta, y otros finalistas como Jean Michel Bellot, Philippe D'Encausse y Philippe Collet cuyo talento es imposible de pormenorizar en este corto relato.

Todavía está por llegar el primer título mundial para este país que ha cosechado medallas menores gracias a Vigneron (1987), Galfione (1995) y Mesnil (2007) y también queda en el recuerdo la era de los récords en los 80 con atletas como Vigneron, Quinon y Houvion, lo que nos hace una idea de la verdadera leyenda de la escuela de pértiga francesa.

Rivales nacionales e internacionales

Es una pesada carga para un atleta de 22 años llevar sobre sus hombros el peso de la tradición de esta especialidad toda vez que dos de los compañeros de Lavillenie, Mesnil y Clavier, todavía siguen persiguiendo la gloria. Clavier, 25 años, conoce lo que significa ser una expectativa nacional ya que era la esperanza francesa el pasado año en Pekín, donde se clasificaría séptimo.

Mesnil es diez años mayor que Lavillenie pero recientemente recordó al joven pretendiente en Sotteville-lès-Rouen el 5 de julio que el vigente medallista de plata mundial todavía tiene mucho que ofrecer, batiendo a su joven rival por 10 centímetros. Después Lavillenie se tomaría revancha dos días más tarde en Lausana (7 de julio) pero ambos serían superados por el campeón olímpico australiano Steve Hooker.

Hooker no estará en París pero tanto Mesnil como Clavier retarán a Lavillenie, que es uno de los 15 hombres en la historia que han conseguido sobrepasar los seis metros (17 si tenemos en cuenta la pista cubierta). Dos de los hombres que integran este selecto club, Toby Stevenson (USA) y Paul Burgess (AUS), junto con el alemán Danny Ecker, que ha cumplido ese objetivo a cubierto, están entre la lista de participantes de París. Otros especialistas a tener en cuenta incluyen al cuarto clasificado en Pekín Dereck Miles (USA) y a dos alemanes que se encuentran muy en forma esta temporada Alexander Straub y Malte Mohr, ambos por encima de 5,80 metros.

Chris Turner para la IAAF