22 AUG 2009 General News Berlín, Alemania

Récord del mundo de martillo de Wlodarczyk en Berlín con 77,96 metros - ACTUALIZACIÓN

Poland's Anita Wlodarczyk sets a World Record of 77.96m in the women's Hammer Throw final (Getty Images)Poland's Anita Wlodarczyk sets a World Record of 77.96m in the women's Hammer Throw final (Getty Images) © Copyright

22 de Agosto de 2009En una de las más emocionantes competiciones de lanzamiento de martillo que se han disputado en la historia la polaca Anita Wlodarczyk establecía un nuevo récord del mundo con 77,96m* en el Estadio Olímpico de Berlín.

Lanzando en su segunda ronda, la polaca de 24 años de edad batía el récord del mundo previo de la rusa Tatyana Lysenko con 77,80 metros en 2006. Era el tercer récord del mundo batido en el 12º Campeonato del Mundo de Atletismo de la IAAF.

Sexta clasificada en los Juegos Olímpicos el pasado año, Wlodarczyk ha surgido esta temporada como la lanzadora más consistente del mundo, con victorias en 11 de las 13 competiciones en las que ha tomado parte y con ocho de los 14 mejores lanzamientos de la temporada, todos por encima de los 75 metros. Su preparación para Berlín era un buen indicativo de lo que llegaría esta noche, tras establecer un nuevo récord nacional en Cottbus con 77,20m hace exactamente dos semanas (8 de Agosto), superando la plusmarca de Kamila Skolimowska.

Esa marca la situaba como la cuarta atleta de todos los tiempos, destronando a la enérgica anterior campeona mundial, la alemana Betty Heidler. La aparición de la popular lanzadora germana aquí esta tarde provocó que el estadio se llenara. Y Heidler dio lo mejor de si misma para aprovechar la ocasión.

La primera en lanzar fue precisamente Wlodarczyk, que comenzó con unos sólidos 74,86 metros, para hacerse con el control de la prueba. Dos lanzamientos más tarde era el turno de Heidler, y la atleta de 25 años respondió de forma admirable con un tiro de 75,10 metros y haciéndose con el liderato.

El récord de Wlodarczyk llegaba en la segunda ronda, lo que provocó irónicamente que acabara la tarde de forma prematura. Saltando a través de la pista para abrazarse con su entrenador para celebrar el récord, Wlodarczyk se torció el tobillo y se vio obligada a ver el resto de la competición con su tobillo vendado y con hielo.

Con la polaca contemplando la prueba desde el banquillo, el centro de atención cambió rápido, exclusivamente hacia Heidler. A pesar de la presión sobre sus hombros, ésta permaneció centrada según transcurría la tarde y mejorando con el paso del tiempo.

Después de ver como caía el récord del mundo se fue hasta 75,38 metros y luego más lejos con 75,73 metros. Tras enviar el martillo hasta 73,45 metros en el cuarto tiro, su más corto de la tarde luego mejoraría de nuevo en el quinto con 76,44 metros, sólo 11 centímetros menos que su récord nacional establecido hace tres años. Con la mayor parte de los espectadores todavía en sus asientos, Heidler dejó lo mejor de si misma para su último esfuerzo, en el que se fue hasta 77,12 metros, alcanzando un territorio que sólo otras cuatro lanzadoras habían pisado antes. El suyo fue el lanzamiento más largo de la historia de una atleta no ganadora de este concurso y acabó la tarde como el quinto mejor registro de la historia.

Wlodarczyk hizo una nueva aparición en el anillo pero su esfuerzo final fue malo, un simple regreso a la escena de su mejor hora, la que le proporcionará 160.000 dólares.

En la tercera ronda de lanzamientos la compatriota de Heidler, Hathrin Klass se colocó la medalla de bronce al cuello de forma inesperada con 74,23 metros, el primero de su carrera sobre 74 metros. La atleta de 25 años de edad alimentó las esperanzas del público hasta la quinta ronda, en la que la eslovaca Martina Hrasnova se iba hasta 74,79 metros para robarle el bronce.

La medallista de bronce mundial en 2007 y olímpica en 2008, la china Wenziu Zhang, era quinta esta vez con 72,57 metros, justo por delante de Lysenko, que alcanzaba 72,22 metros en la noche en que veía caer su récord del mundo.

Bob Ramsak para la IAAF

* sujeto al habitual proceso de homologación